Boca quitará el alambrado de la popular ¿Cuándo y cómo se llevará a cabo?

Lo que parecía imposible ya empezó a hacerse realidad. Ver un partido de Boca en la Bombonera (según la revista Complex, uno de los diez estadios del mundo que todo ser humano debe visitar antes morir), podía resultar una experiencia mejor. Primero se quitaron los acrílicos de la tercera bandeja sur. Después se removió el blindex de la platea baja, por donde salen los jugadores. Luego se colocaron 231 butacas para ampliar la capacidad de la platea media. Y ahora, a más tardar durante el próximo receso, también serán retirados los alambrados de atrás de los arcos.

Mientras sigue adelante con el proyecto de ampliación del Templo (Bombonera 360º, para 78.000 personas), la dirigencia de Boca se propuso poner en valor la cancha y agregarle algunos detalles de confort que, a decir verdad, terminan marcando la diferencia. Así, una vez asumido Ameal, los últimos días de diciembre del año pasado, la CD inició una carrera contrarreloj para que todo estuviera listo en el debut en la Superliga contra el Rojo.

Ese día, los 50.000 hinchas que coparon la Bombonera se encontraron con una imagen completamente distinta a la del anterior partido como local (1-1 contra Argentinos). Las paredes exteriores del estadio lucían recién pintadas y habían sido removidos las acrílicos de la platea. Para reemplazarlos, a modo de contención, se construyó una pequeña baranda y a la vez se cavó sobre el tramo de césped que rodea al campo de juego una trinchera para que se ubique personal de seguridad.

El resultado fue tan positivo que la idea se irá replicando en otros sectores. Según pudo confirmar Olé, los alambrados de las populares bajas (tanto la que da a Casa Amarilla como la que da espaldas al Riachuelo) tampoco estarán más. Y la idea es hacerlo en el corto plazo: si el fútbol se suspende por completo a causa del coronavirus, los plazos podrían acelerarse.

En los últimos días se viralizó a través de las redes sociales una foto que mostraba a tres empleados del club trabajando sobre el alambrado de la norte baja. Uno lleva puesta una máscara mientras otro está atento a la escalera y otro observa sentado en el piso. Y si bien la foto no era actual (pertenecía al año 2015, cuando Boca debió colocar acrílicos detrás de la manga por donde sale a la cancha el equipo visitante), el tema quedó instalado entre los hinchas, que en su gran mayoría comenzaron a ilusionarse con esta medida.

Racing fue uno de los pioneros. River lo imitó en 2018. Y el nuevo estadio de Estudiantes tampoco cuenta con alambrado perimetral. Para incorporarse a ese grupo, Boca ya inició las gestiones correspondientes con el Gobierno de la Ciudad para que los diferentes entes encargados de la seguridad den el visto bueno a la obra y arrancarla cuanto antes.

De todos modos, aún no está resuelto qué tipo de foso se construirá, si uno pequeño como el de la platea u otro más profundo, a la vieja usanza. “Estamos evaluando alguna solución intermedia”, le confiaron a Olé desde la dirigencia. Lo que sí se sabe es que los trabajos serán progresivos. Es decir: se comenzará por un sector (a definir) y se seguirá por el resto.