Jugadores y dirigentes detenidos en España por arreglar partidos

Una denuncia de La Liga en mayo de 2018 por arreglos de partidos provocó la detención de cuatro futbolistas en España: Raúl Bravo y Carlos Aranda (ambos con pasado en Real Madrid, ya retirados), Borja Fernández (Valladolid) e Iñigo López (Deportivo La Coruña). En total, se prevén once detenciones.

LEE TAMBIÉN ►► Los dos candidatos para convertirse en director técnico de Huracán.

El origen de esta operación policial son las presuntas irregularidades detectadas en el partido que Huesca -ya ascendido- perdió 1-0 contra el Nástic, que luchaba por no descender en la Segunda División de la temporada pasada.

También han sido arrestados Agustín Lasaosa, presidente de la Sociedad Deportiva Huesca, y Juan Carlos Galindo Lanuza, jefe de los servicios médicos del mismo club. Otro de los investigados es Samu Saiz, de Getafe.

LEE TAMBIÉN ►► Barcelona ya se contactó con el posible reemplazante de Valverde.

Las fuentes de la investigación han precisado que los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) han iniciado también varios registros, uno de ellos en la sede de la Sociedad Deportiva Huesca.